Foucault, actores-red y dispositivos

rhizome

Publicado en Networks2Matters: http://network2matter.net/2009/11/19/foucault-y-la-ant-actores-redes-y-dispositivos/

Foucault sostenía que las instituciones no son los fundamentos fundantes del orden social sino más bien los medios operatorios del poder. Estudió las prisiones, las escuelas, los psiquiátricos  o los hospitales como si en su presente pudieran ser de otra manera, analizando minuciosamente las operaciones materiales que las sustentaban (ya fueran discursivas o no discursivas) y que les conferían su forma concreta.

Ya no creo que la noción de institución sea muy satisfactoria. Según mi criterio, oculta cierta cantidad de peligros, porque a partir del momento en que se habla de institución se habla, en el fondo, a la vez de individuos y de colectividad, ya se descuenta la existencia del individuo, la colectividad y las reglas que los gobiernan y, por ende, se pueden meter ahí adentro todos los discursos psicológicos o sociológicos. (…) Lo importante (…) no son las regularidades institucionales, sino, mucho más, las disposiciones de poder, las redes, las corrientes, los relevos, los puntos de apoyo, las diferencias de potencial que caracterizan una forma de poder y que son creo, precisamente constitutivos a la vez del individuo y de la colectividad. Foucault 2005, p. 16

Pues bien, creo que Foucault y la ANT comparten algo esencial: una postura agnóstica frente a la tecnología, las instituciones, el espacio y los  sujetos. La Teoría del Actor-Red es una caja de herramientas, en el mismo sentido que Foucault definió su propio método. Se trata de un arsenal conceptual que permite abrir los objetos y mostrar sus continuidades y discontinuidades, es decir, su composición heterogénea. Esto se hace evidente en si comparamos sus respectivas herramientas conceptuales: la noción de actor-red en el caso de la ANT y la noción de dispositivo en el caso de Foucault.

[un actor-red] no es reducible ni a un simple actor ni a una red. (…) Un actor-red es, simultáneamente, un actor cuya actividad consiste en entrelazar elementos heterogéneos y una red que es capaz de redefinir y transformar aquello de lo que está hecha. Callon, 1992, p. 156

Esta definición nos retrotrae a la genealogía del poder de Michel Foucault y su concepto de dispositivo. Dispositivo designa un modo de vinculación entre elementos heterogéneos.

Es, en primer lugar, un conjunto resueltamente heterogéneo que incluye discursos, instituciones, instalaciones arquitectónicas, decisiones reglamentarias, leyes, medidas administrativas, enunciados científicos, proposiciones filosóficas, morales, filantrópicas, brevemente, lo dicho y también lo no-dicho, éstos son los elementos del dispositivo. El dispositivo mismo es la red que se establece entre estos elementos.Foucault, 1985

Y por otro lado, un dispositivo es un ejercicio de poder que trata de definir el funcionamiento de ese entramado así como la naturaleza de sus elementos. Es la inscripción de un plan. “El dispositivo tiene pues una función estratégica dominante…. El dispositivo está siempre inscripto en un juego de poder” (Foucault, et al., 1985). En este sentido, el dispositivo remite a un conjunto de micro-prácticas y materialidadades diseminados y al mismo tiempo a la generación de un diagrama inmanente que los selecciona y los dispone de un determinado modo (ver por ejemplo Deleuze 2004, pp. 12-13) .Ambos conceptos son herramientas para pensar de forma no-esencialista, poniendo en primer plano la heterogeneidad y la performatividad. De hecho, Law (1994) declara abiertamente la deuda de la ANT con Foucault:

Una vez cada poco años me encuentro con que estoy leyendo un libro que va a marcar y dar forma a la manera en que practico la sociología. Vigilar y Castigar de Michel Foucault es uno de esos libros (…) sus lecciones acerca de la continuidad de estructura y agencia, la formación de agencia, la naturaleza material de lo social, y el carácter ubicuo del poder, han permanecido conmigo consistentemente desde entonces. Por ello el presente libro hubiera sido imposible sin los escritos de Foucault. Y, en particular, hubiera sido imposible sin sus análisis de lo que yo llamo modos de ordenar. Law, 1994, p. 105

Ahora bien, me pregunto si tienen el mismo alcance y si sirven o pueden servir a propósitos semejantes tanto en lo político como en lo analítico…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: